stacks_image_A6B547AA-EF4E-4C1A-9AD9-74E2FA98FD15
La radiografía de tórax es el examen de diagnóstico por rayos X más comúnmente realizado. Una radiografía de tórax genera imágenes del corazón, los pulmones, las vías respiratorias, los vasos sanguíneos y los huesos de la columna y el tórax.
Un rayos X (radiografía) es un examen médico no invasivo que ayuda a los médicos a diagnosticar y tratar las condiciones médicas. La toma de imágenes con rayos X supone la exposición de una parte del cuerpo a una pequeña dosis de radiación ionizante para producir imágenes del interior del cuerpo. Los rayos X son la forma más antigua y de uso más frecuente para producir imágenes médicas.
stacks_image_A150B54C-2829-4238-A631-B2E8F0C74421
La radiografía de tórax se realiza para evaluar los pulmones, el corazón y la pared torácica.
Una radiografía de tórax es generalmente el primer examen de imágenes utilizado para ayudar a diagnosticar síntomas tales como:
  • falta de aliento
  • tos fuerte o persistente
  • lesión o dolor en el pecho
  • fiebre.
Los médicos utilizan el examen para ayudar a diagnosticar o controlar el tratamiento de enfermedades tales como:
  • neumonía
  • insuficiencia cardíaca u otros problemas cardíacos
  • enfisema
  • cáncer de pulmón
  • otras enfermedades clínicas.